IDEAS FUERZA • launiversidadnecesaria
ENRIQUE LÓPEZ • ELECCIONES RECTOR 2004
Primera
Noticias
Agenda
Prensa
Enrique López
Equipo
Ideas Fuerza
Programa
Somos ULE
Bitácora


OTRA FINANCIACIÓN
18 Abril 2004

No agota el ojo sus posibilidades mirando hacia dentro o midiéndonos con nuestros pares. El agravio comparativo es un punto de partida, una pieza, pero no el núcleo del problema. El problema de la financiación de nuestra universidad no se resuelve desde el agravio comparativo aunque desagraviar contribuya de manera sustantiva a mejorar la situación. El problema es otro y de más envergadura.

Veamos. Si EE UU hace crecer su PIB un 4% anual y la media de Europa lo hace un 2% o menos, quiere decir que en el curso de 20 años el diferencial acumulado es de un 40%. Dicho así pudiera parecer una enormidad insalvable. Nada de enormidad, el asunto es más grave. No es lo mismo un 2% del PIB español que del PIB de los EE UU. No es lo mismo el 2% de 1 billón de € que el 2% de 3 trillones de €. A partir de cierto umbral las masas de dinero empiezan a comportarse de otra manera y a producir efectos singulares.

Algo parecido ocurre con la inversión en universidad. España alcanzó la cifra record de gasto público en Universidad en 1996, año en el que se llegó al 0,8% del PIB. El porcentaje llegó al descender hasta el 0,69 en 1999, fecha en
el que de nueve empezó a crecer hasta llegar al 0,97% en el 2003.

Si la ULE está en
4.332 € por alumno/año y se acepta que tenemos que llegar a los 55.000 € para elevar nuestros niveles de calidad en todas las variables, debiéramos aceptar que el ritmo de compromiso con la Universidad debiera acelerarse, debiera ser muy superior al ritmo de crecimiento del PIB.

A un ritmo de crecimiento del 2% tardaríamos 75 años en llegar a cifras que hoy alcanzan las grandes universidades. Setenta y cinco años en la ciencia, a los actuales ritmos de aceleración, son un mundo. El problema, a pesar de todo, es otro. El problema es que los demás siguen creciendo y aumentando el diferencial sobre nuestros depauperados sistemas de financiación, con los efectos colaterales en producción científica y académica y el consiguiente impacto sobre el prestigio y credibilidad de nuestra oferta educativa y docente.

Resolver las necesidades de financiación de la Universidad de León y de la Universidad española en general, necesitará el concurso de propuestas novedosas y muy bien estructuradas. Asumir riesgos y ensanchar el compromiso social con la Universidad Pública Española y con la Universidad de León, es un objetivo permanente.

Por el momento, lo que sí sabemos, es que las cosas no pueden continuar como hasta ahora. Hemos tocado techo. Necesitamos remozar la financiación y mejorar muchos enteros el compromiso de la Junta de Castilla y León con su Universidad sin cicaterías y mirando el horizonte.
La pobreza ahoga y ahoga más si la pobreza es más fruto de una elección que de causas objetivas.

La Universidad milagrera no existe y de existir, diez contra uno que se convierte en basílica y funda una secta. Hasta donde todos sabemos la Universidad es trabajo, mucho trabajo, criterio, infraestructuras y recursos adecuados.


Enrique López

ENRIQUE LÓPEZ
La Universidad
no funciona a cuerda



La emoción histórica que nos trasmite el modelo no empaña su vetusto sistema de propulsión

La Universidad es una empresa de conocimiento extraordinariamente compleja. No diré que es la institución más compleja existente porque no estamos disputando la primacía. Tampoco quiero adelantar dicho postulado para justificar las carencias y fracasos, que es seguro que existen, como también los aciertos. Lo adelanto para entender el desasosiego y la inquietud que se manifiesta con parecida intensidad en todos los campus de occidente, aquí y allá.


• La Universidad multiobjetivo

A la Universidad no le basta con enseñar, con estructurarse para transmitir lo más eficazmente posible el conocimiento. La Universidad está obligada a absorber y metabolizar el conocimiento que se produce, no importa el lugar, a un ritmo tan trepidante que no pocas veces produce vértigo. No es fácil para los campus españoles, europeos o de los EE UU, interpretar con eficacia las nuevas reglas, los cambios de patrón, los nuevos paradigmas y la forma en que intervienen y afectan a nuestro trabajo diario como docentes, como fortalecedores de vocaciones o inspiradores de las mismas.

El ritmo de aceleración científico y tecnológico pone a prueba todos los días las estructuras al uso de transmisión de conocimiento.

Pero a la Universidad no le basta con metabolizar y transmitir el conocimiento. Forma parte de las bases constituyentes de la Universidad, forjar saber y generar saber. La Universidad no se comprende sin su misión investigadora fundacional. Todos, desde nuestras respectivas responsabilidades, estamos obligados a hacer posible y visible la tarea de producir saber.

La historia de la Universidad de León es un buen ejemplo de otra de las misiones históricas de la Universidad, generar liderazgo empresarial o si se prefiere devolver en forma de riqueza el compromiso de la sociedad con su universidad. Me estoy refiriendo al importantísimo tejido químico y farmacéutico que la antigua facultad de veterinaria contribuyó a crear en la ciudad de León a principios de siglo. ¿Por qué desde entonces nada similar se ha producido?. ¿Hemos abdicado de dicha misión?. Es obvio que sí, no es un tema menor y en otro momento hablaré de lo que considero las razones verdaderas de un hecho sorprendente y del que no hemos sabido obtener enseñanza alguna.

Todos conocemos el papel que han jugado y siguen jugando las universidades de los Estados Unidos en la construcción de riqueza, en la transformación de saber en riqueza y que tanto contribuye a mejorar su percepción social y el compromiso de las instituciones públicas y privadas con las entidades universitarias, también públicas y privadas.


• La abdicación

Pero aún hay más, sobre las Universidades recae la misión de impulsar iniciativas para mejorar su autofinanciación. La aceleración y sofisticación de la ciencia y la tecnología, en todos los ámbitos del saber, está poniendo a prueba la capacidad financiera de todas las universidades de occidente y particularmente las españolas.

Los poderes ejecutivos y legislativos, nacionales y autonómicos, desde hace años, vienen trasladando la presión financiera a los campus universitarios y sus órganos de gobierno. Es algo así como un desistimiento de sus responsabilidades o si se prefiere un acto de abdicación, haciendo una demostración de desconfianza de gran significación y que para nadie ha pasado desapercibido.

La capacidad transformadora de nuestros conocimientos y habilidades, la carga de la prueba, ha sido trasladada sin misericordia alguna, con desfachatez, a los campus universitarios. Se nos pide, —y quiero advertir que utilizo el argumento verdadero, el que flota en el aire y que nadie nombra—, se nos pide, repito, que transformemos la realidad, que transformemos el PIB y se nos recuerda un día sí y otro también que a la Universidad Española le falta vida testimonial, los casos de éxito y de éxito verdadero. Nos faltan los grandes premios que acrediten nuestro éxito investigador, los reconocimientos internacionales, y los ejemplos prácticos de nuestras habilidades transformadoras (empresas, iniciativas...).

:: HAY QUE SABER
Que los objetivos de calidad son deudores de estructuras e infraestructuras adecuadas y las oportunas dotaciones presupuestarias. Si se partiera de la premisa de que la Universidad de Yale es un modelo de calidad de referencia, sirva como hipótesis, sería un pésimo procedimiento abordar el análisis comparativo desconociendo que el presupuesto por alumno de Yale es de 84.563 €/año y el de la Universidad de León 4.332 €/año;
que el número de alumnos por profesor es de 3,02 en Yale y de 15,4 en León; o que el número de alumnos por PAS** es de 2,55 en Yale y de 24 en León.

:: EL CONTRASTE
La financiación por alumnos de Yale es casi 20 veces superior. La renta percápita de Estados Unidos es de 29.040 €/año y la de España 19.000 €/año, 1,52 veces superior. Si se sigue el modelo de la renta percápita al alumno de León le corrresponderían 55.327 €/año.

** Personal técnico y administrativo

• La institución perdedora

Hago la presente reflexión para deciros que la Universidad española y la leonesa en particular, la que a todos nosotros nos ocupa y preocupa, padece históricamente del mismo mal: la desconfianza de los poderes públicos sobre su importante misión, siempre regateada, que se transforma en una financiación mortecina que nos lleva impidiendo desde hace décadas, mejorar nuestras estructuras de transmisión, de captación y metabolización, de creación de saber y de creación de liderazgo. Estructuras que dejamos oxidar y que nos impiden servir a nuestros alumnos, la razón primera y última de nuestra existencia, servir a la sociedad, identificar el talento y promover el talento.

Poco importa que Yale sea pública o privada. No viene al caso, son datos que ofrezco para acentuar el contraste. La Universidad de Maryland es pública y su financiación arroja parecidas conclusiones.

Se habla tanto y más de nuestra autonomía en la misma medida que se la mutila y cercena con reglamentos, leyes y decretos leyes. Se habla tanto y más del gasto universitario en la misma medida que nos alejamos más y más de los niveles de financiación que se corresponden con indicadores de calidad a los que aspiramos y que en buena parte nuestro PIB permite pero que los distintos poderes, ejecutivos y legislativos, nos niegan.


Es la historia de una abdicación, de una puesta en solfa de la importante misión de la Universidad, de su valor estratégico, de su condición de primera infraestructura, anterior a la sanitaria, educativa, a la red viaria... El conocimiento y las habilidades simbólicas, analíticas, de ingeniería y resolutivas, muy exigentes, son el alma de las sociedades abiertas, de las sociedades libres, las que proporcionan contenido y hacen posible el conjunto de infraestructuras. La Universidad es una inversión y además estratégica y no puede seguir siendo la institución perdedora de todas las infraestructuras.
España por su PIB, por su renta percápita, por su desarrollo, se merece otra universidad y necesita otra universidad. Quizá ha llegado el momento de que la sociedad española se plantee reorganizar sus prioridades. Con lo que cuesta 100 km de autopista multiplicamos por 10 el presupuesto de cualquier universidad. La universidad no funciona a cuerda.
·········



De la Universidad y su financiación se puede hablar de muchas maneras pero sólo una es útil, la que acumula más verdad a sus espaldas. Se puede especular o conjeturar para otros fines, sin embargo, los datos ciertos, consolidados, los que pertenecen al contexto, son los únicos atinentes.

COMPOSICIÓN GASTO
DE LA UNIVERSIDAD ESPAÑOLA
%
1. Operaciones corrientes: gastos de personal 58,36
2. Opereaciones de capital: inversiones 23,32
3. Operaciones corrientes: gastos corrientes 13,70
4. Operaciones corrientes: transferencias 2,01
5. Operaciones corrientes: gastos financieros 1,15
6. Operaciones financieras: pasivos financieros 0,79
7. Operaciones de capital: transferencias 0,40
8. Operaciones financieras: activos financieros 0,27
Fuente: CRUE

COMPOSICIÓN GASTO DE LA
UNIVERSIDAD DE LEÓN
Euros %
1. OC. Gastos de personal 43.666.590 69,19
2. OCap. Inversiones 4.983.675 7,89
3. OC. Gastos corrientes 11.807.919 18,71
4. OC. Transferencias 2.377.948 3,76
5. OC. Gastos Financieros 2.000 0,003
6. OF. Pasivos Financieros --
7. OCap. Transferencias --
8. OF. Activos financieros 270.000 0,42
Total 63.108.132
Fuente: Presupuesto ejercicio 2003

CUADRO
DIFERENCIAL
%
España
%
León
Difer
1. OC. Gastos de personal 58,36 69,19 10,83
2. OCap. Inversiones 23,32 7,89 –15,43
3. OC. Gastos corrientes 13,70 18,71 5,01
4. OC. Transferencias 2,01 3,76 1,75
5. OC. Gastos Financieros 1,15 0,003 1,147
6. OF. Pasivos Financieros 0,79
7. OCap. Transferencias 0,40
8. OF. Activos financieros 0,27 0,42 0,15

COMPOSICIÓN DE LOS INGRESOS
DE LA UNIVERSIDAD ESPAÑOLA
Concepto %
F Públicos: Operaciones Corrientes 57,94
F Privados: Transferencias Capital 13,24
F Privados: Precios Públicos (Grado) 10,05
F Privados: Precios Públicos (otros) 8,61
Fuente: CRUE

COMPOSICIÓN DE LOS INGRESOS
DE LA UNIVERSIDAD DE LEÓN
Concepto Euros %
F Públicos: Oper Corr. 42.598.221 67,50
F Privados: Trans.Cap. 1.511.843 2,39
Precios Públicos (Grado) 13.800.000 21,86
Precios Públicos (otros) 766.987 1,21
F Privados: Precios Públ. (servicios) 1.721.443
Remanente de tesorería 3.270.574-
Financiación patrimonial 206.061-
Total 63.108.132
Fuente: Presupuesto ejercicio 2003

CUADRO
DIFERENCIAL
%
España
%
León
Difer
F Públicos: Oper Corr. 57,94 67,50 9,65
F Privados: Trans.Cap. 13,24 2,39 –10,85
Precios Públicos (Grado) 10,05 21,86 11,81
Precios Públicos (otros) 8,61 1,21 –7,39

Nota. El diferencial tanto para los gastos como para los ingresos es inexacto porque se trata para el resto de universidades de porcentajes correspondientes al año 2.000, siempre según el informe de la CRUE. NO EXISTEN datos disponibles más recientes. Sirve el dato, de todos modos, como indicador de la estructura de financiación de nuestra Universidad que pivota en su totalidad sobre dos capítulos: las transferencias corrientes por parte de la Junta de Castilla y León y sobre los precios públicos de la enseñanza de grado. A pesar de la inexactitud el diferencial sigue siendo válido en su significación si se tiene en cuenta que la estructura financiera de la Universidad española apenas ha variado en los últimos 8 años.

La Universidad de León manifiesta tres graves debilidades en sus estructura de financiación:
1. La escasa participación en los ingresos de las enseñanzas correspondientes al tercer ciclo y la formación permanente.
2. La escasa participación en los ingresos de las transferencias de capital procedentes del tejido productivo, de programas de investigación y de otras entidades.
3. El excesivo peso en los gastos de personal que no pueden atenderse ni tan siquiera con las transferencias corrientes.

La compensación presupuestaria para los casos 1 y 2, podría venir por el lado de los precios públicos, en relación con la media nacional. Queremos decir, no obstante, que para esta candidatura es la peor de las soluciones si se tiene en cuenta el nivel de renta de Castilla y León y que el coste por alumno universitario para los presupuestos familiares es de los más elevados, proporcionalmente, de Europa. Que las transferencias corrientes no puedan hacer frente ni siquiera a los gastos de personal aporta mucha luz sobre la deficiente estructura financiera de la Universidad de León.


• ¿Qué hace la Junta de CyL?

Partiendo de la premisa de que la financiación vía transferencias corrientes constituye el núcleo esencial de la financiación de nuestras universidades, merece la pena detenernos en el coeficiente de esfuerzo per cápita que cada Comunidad Autónoma realizó en el año 2000 para financiar sus propias universidades. El coeficiente es una aportación de extraordinario valor explicativo realizada por Juan Hernández Armenteros, gerente de la Universidad de Jaén, en su estudio para la CRUE:

FINANC. NETA POR ESTUDIANTE UNIVERSITARIO Y CC AA
€ / Estudiante
Cataluña 5.503
Cantabria 5.357
Navarra 5.250
Madrid 5.134
Valencia 4.835
Canarias 4.432
La Rioja 4.411
Castilla La Mancha 4.402
País Vasco 4.400
Murcia 4.343
Baleares 4.158
Castilla y León 4.086
Asturias 4.057
Aragón 3.970
Galicia 3.540
Andalucía 3.302
Extremadura 3.182
Fuente: CRUE

COEFICIENTE DE ESFUERZO
PERCÁPITA POR CC AA
Renta
en €
Coeficiente
Cantabria 15.081 35,52
Castilla La Mancha 13.336 33,01
Murcia 13.176 32,97
Asturias 13.618 29,81
Valencia 16.577 29,17
Canarias 15.483 28,63
Andalucía 11.639 28,37
Extremadura 11.477 27,73
Cataluña 19.870 27,69
Castilla y León 15.069 27,12
Galicia 13.390 26,44
Navarra 20.782 25,26
País Vasco 18.439 23,86
Madrid 21.764 23,59
La Rioja 19.280 23,29
Aragón 17.558 22,61
Baleares 21.585 19,26
Fuente: CRUE

El nivel de implicación con las Universidades públicas de las distintas Comunidades Autónomas es bien diferente en unos y otros casos. Lógicamente la horquilla o margen de maniobra es muy superior para aquellas comunidades autónomas con mejor renta percápita. Castilla y León dispone de una horquilla (mejora de 1.271 euros por alumno) en cuanto a esfuerzo que debiera explorar y depende de todos que se recorra. Estamos hablando de estimaciones comparativas y partiendo de la premisa de que el coeficiente de esfuerzo percápita de Cantabria es el más conveniente.

Siguiendo las aportaciones de Juan Hernández Armenteros, el diferencial de financiación por alumnos de las universidades de Castilla y León respecto de la universidad de Cantabria,
1.271 euros por alumno, se traducirían en una mejora en la financiación de la Universidad de León equivalente a 18.154.657 euros año a precios de 2000. Nótese que apenas hay diferencia a precios de 2004. Y que las estimaciones se realizan con los únicos datos disponibles.

Estamos hablando de un coeficiente que incluye transferencias corrientes, precios públicos y el conjunto de ingresos que recibe la Universidad.

Nada impide, en el marco de un nuevo compromiso con las Universidades por parte de la Junta de Castilla y León, un nuevo sistema de financiación que represente mejor las necesidades de la economía del conocimiento y el esfuerzo competitivo que le corresponde realizar a España y a nuestra Comunidad Autónoma en particular. A una concepción desvaída de la sociedad del conocimiento le corresponde una financiación como la que tenemos, a una concepción más penetrante le correspondería un esfuerzo muy superior al de Cantabria. De eso estamos hablando.

Merece la pena, igualmente valorar las transferencias corrientes de las distintas comunidades autónomas hacia la Universidad utilizando como medida las transferencias por alumno. De nuevo utilizamos la valiosa aportación de Juan Hernández Armenteros medida en el año 2000.


TRANSFERENCIAS CORRIENTES
POR COMUNIDAD AUTÓNOMA
Coeficiente
Canarias 3.148
Navarra 3.079
Cataluña 2.960
Madrid 2.850
País Vasco 2.829
Cantabria 2.801
Valencia 2.775
La Rioja 2.445
Baleares 2.397
Castilla y León 2.324
Galicia 2.216
Aragón 2.178
Asturias 2.103
Murcia 2.065
Castilla La Mancha 2.038
Andalucía 1.906
Extremadura 1.797
Fuente: CRUE

COEFICIENTE DE ESFUERZO
PERCÁPITA POR CC AA
Canarias 20,34
Cantabria 18,57
Valencia 16,74
Extremadura 16,66
Galicia 16,55
Andalucía 16,38
País Vasco 16,34
Castilla La Mancha 16,28
Murcia 15,68
Asturias 15,45
Castilla y León 15,42
Cataluña 14,90
Navarra 14,82
Madrid 13,09
La Rioja 12,68
Aragón 11,26
Baleares 11,03
Fuente: CRUE

Extrapolando los datos, el diferencial de transferencias por alumno entre la comunidad con más alto coeficiente de esfuerzo percápita, Canarias, y la de León, es de
824 euros, lo que supone a precios de 2000 una mejora total presupuestaria de 12.003.208 € . De nuevo y dentro del cuadro comparativo cabe por parte de la Junta de Castilla y León una horquilla nada despreciable para mejorar la dotación presupuestaria de sus universidades.

Se podrá argumentar que en los casos de Cantabria y Canarias estamos ante universidades en crecimiento y que requieren fuertes dotaciones presupuestarias para edificios y equipamientos. Es una situación muy similar a la que se da en la Universidad de León, con fuertes necesidades de equipamiento en laboratorios, instalaciones comunes, institutos, centros, recursos deportivos y espacios verdes.

Por unos y otros conceptos estamos hablando en un defícit acumulado con la ULE en un cuatrienio de 76 millones de euros. Un defícit que es el resultado de una elección; el resultado de una opción; de la opinión muy consolidada que tiene la Junta de Castilla y León sobre la Universidad y que no es otra que una sucesión de actos que conducen al abandono de sus obligaciones presupuestarias con la Universidad en general y con la ULE en particular. La leña como la cera, sirve la que arde.


• ¿Qué ha hecho el Sr. Penas?

Cuando empezó su mandato, empezó mintiendo y asegurando que la financiación era buena y suficiente para estupor general. ¿Por qué y para qué hizo tal declaración?. Entonces, nada más y nada menos se comprometió a llevar a cabo inversiones en edificios que suponían un desembolso superior a los 30 millones de euros. En los cuatro años no ha colocado ni la primera piedra, sólo nos ha enseñado la maqueta de un edificio "que es muy bonito". Una Universidad pública está endiabladamente mal gestionada cuando no obtiene transferencias corrientes, al menos, para hacer frente a los gastos de personal. Está pésimamente gestionada cuando se acumulan decisiones que producen un efecto guadaña sobre el futuro y se traiciona las expectativas que la sociedad leonesa ha puesto en la institución a la que tanto contribuyó y contribuye.

La gestión recrudece sus aspectos más vitriólicos cuando se resguardece en la opacidad, o en su contrario, la ligereza; cuando se comprime el pasado, el presente y el futuro en una nadería que nada dice, a nadie representa y donde entre 1 y 10, ocho partes son mentira. Los títulos propios y los títulos oficiales se están desplegando sin su contrapartida presupuestaria y sin otra vía para su financiación que la vía de los precios públicos: las matrículas y las tasas. En el esquema financiero del Sr. Penas nada más existe dos alternativas, a) bajar la trapa o echar el cerrojo de titulaciones y servicios para reducir costes, b) aumentar los precios públicos. La situación no deja más margen. La otra vía es la de demagogia y la mentira prolongada.

La bufonada hecha pública por el Rector hace unos meses donde adjudicaba a la facturación de Centrotec (tratamiento de semen porcino y paradas de sementales) y Bioges Starter (conservación embutidos) nada menos que la cobertura del 25% de las necesidades de financiación de la Universidad no se contempla, por parte de esta candidatura, como una hipótesis cabal. Considerando que se trata de una iniciativa positiva y correcta que esta candidatura piensa defender e impulsar convendría, en todo caso, serenar a sus justos términos, la correcta estimación de su participación en los ingresos de la Universidad, a años luz de distancia de lo que el Sr. Penas postula.

El Sr. Penas yerra cuando en sus estimaciones deduce que todos son de su condición. No. La comunidad universitaria, y la sociedad, unos y otros, no somos tan ignorantes como él supone. Las mentiras y la demagogia no suelen ser buenas consejeras.


• ¿Qué podemos hacer?

O mejoramos nuestra financiación, mejoramos el compromiso de la Junta con la ULE, reparamos la deuda histórica acumulada, mejoramos la financiación adecuándola a nuestra renta percápita y mejoramos la autonomia universitaria, un rubro imprescindible en la sociedad y economía del conocimiento, o entramos en decadencia.

A la ULE en particular y a la Universidad en general conviene tomársela en serio. Hablamos de FUTURO con mayúsculas. La Junta ha dejado claro, con los hechos, con los hechos medidos de forma fría y proyectados en el tiempo, lo que opina de la sociedad del conocimiento y del papel que tiene que jugar la Universidad en dicha sociedad. El Sr. Guisasola se equivoca en sus planteamientos, se equivocan sus asesores y se equivoca la fuerza política que le da amparo. Necesitamos un giro estratégico.

La Universidad ha hecho a lo largo de décadas un esfuerzo titánico para cumplir su misión en condiciones casi imposibles, empalada entre la masificación y unos presupuestos paupérrimos. Un trabajo muy mal valorado socialmente y poco retribuido desde el punto de vista de las oportunidades que la Universidad merecía. En el curso de los años, la sociedad española y su economía han evolucionado sin hacerlo nuestra estructura de financiación. Para la Universidad es una circunstancia muy tensa. Ha llegado el momento de tomarse la Universidad en serio.

La Universidad española no necesita planes de reconversión, ni operaciones estratégicas de ningún tipo, lo que necesita es compromiso, un sólido compromiso vinculado a contratos programa con los consiguientes objetivos, medibles, a corto, medio y largo plazo. Debe ser la propia Universidad, cada Universidad, en el ejercicio de su autonomía, la que se autorregule. La Universidad es una empresa de conocimiento que come libertad a raudales. Debe preservarse a toda costa. Y tal empeño no debe estar enfrentado al rigor y a la adecuada correspondencia entre esfuerzo público y resultados.

La sociedad nos exige rendir cuentas. Bien. Pero no se nos puede exigir resultados de la Universidad de Heildelberg, Oxford o Eindhoven, por poner un ejemplo, con presupuestos como los de la ULE o de cualquier otra universidad española. Ha llegado la hora de ser adultos. La Universidad conoce bien sus lacras, sun vulnerabilidades, también sus oportunidades y aciertos. Es justa la rendición de cuentas y la auditoría externa en condiciones de reciprocidad; es muy injusto, por el contrario y bastante hiriente, tratar de imponer resultados con puntos de partida tan frágiles.

Es poco pertinente desdibujar el importante papel jugado por la Universidad en la formación de personas que han hecho de España lo que España es hoy. El auditor externo, sobrevenido como un gestor impuesto desde el poder político, al hilo de un discurso desmoralizante e injusto sobre nuestro papel social, es un mal mensajero y un pésimo precedente.

La Universidad española y la leonesa en particular necesita, en este lado de la trinchera, gestores cualificados. Necesita por ende, en el otro lado, interlocutores cualificados que comprendan los atributos de una empresa de conocimiento con tan larga tradición, la Universidad, y los compromisos que la sociedad del conocimiento contrae con el saber.

Entramos en un ciclo en el que afortunadamente disminuirá la presión de la masificación que coincide con una mejor situación económica estructural de España. Ha llegado el momento de sentar las bases para mejorar la financiación, para acercarnos a cotas de modernidad, decencia y responsabilidad social.

Los presupuestos hablan mucho y con precisión del tipo de sociedad que unos y otros promueven. Vivimos en la sociedad del conocimiento y a la sociedad del conocimiento le corresponde una determinada estructura económica, la economía del conocimiento, deudora en todas sus facetas del compromiso con el saber. Lo que aquí se debate no son los presupuestos de la ULE y su aguda crisis financiera, que también, lo que aquí se debate, lo que está sobre la mesa es el futuro de nuestras sociedades, lo que queremos ser mañana, el lugar que queremos ocupar y el futuro que queremos para nuestros hijos y para las futuras generaciones. El futuro no espera a nadie. Es un tiempo verbal implacable.
········

IDEAS FUERZA
La Univers. no funciona a cuerda
La crisis financiera de la ULE
¿Buen gobierno o romería?
¿Red o taifas?
Siglo XXI
El poder de los centros
Turbio, muy turbio
Un asunto muy poco ejemplar

¿Buen gobierno
ó romería?
18 Abril 2004



Mientras Penas y Hermida compran votos el ingenuo de Enrique hace programas". Y se añade para cerrar el mensaje, !pobre diablo!. Existe en el campus, es cierto, un grupo minoritario de profesores que se prodiga en tales comentarios. Nada nos sorprende, tampoco nos molesta. Así lo hemos querido y de nada nos arrepentimos.

Es obvio, si dicho grupo tiene razón, los electores nos retirarán el apoyo. Pero... ¿qué ocurre si los electores, si profesores, alumnos y personal administrativo y de servicios tienen en la cabeza otros planteamientos?. ¿Qué ocurre si están esperando un giro, cambios, cambios no solo en las formas, nada de continuidad sino cambios?.

Existen dinámicas evolutivas en las organizaciones que no pueden ser controladas. En la ULE estamos, ahora mismo, atrapados en una dinámica herrumbrosa, desconcertante, con elementos tenebrosos y poco adecuada desde el punto de vista de la sostenibilidad y la productividad académica, científica y tecnológica. Es un dinámica que está generando muy intensos procesos de ansiedad colectiva. Es difícil imaginar como pueden concluir. Sabemos no obstante que dichos procesos, cuando encuentran una válvula de escape se suelen transformar en procesos muy enérgicos de supervivencia.

Nuestra candidatura no ha salido a la compra de votos, como se suele decir, a partir de un proceso agudo de transacciones particulares en el que los candidatos ofertan vicerrectorados. A más vicerrectorados, más votos. Y llevando el procedimiento hasta la perfección, el número de vicerrectorados debiera ser equivalente al censo total de profesores doctores.

Si uno contempla los equipos de gobierno de algunas universidades españolas, el número de vicerrectorados reproduce el cuadro hilarante de las viejas dictaduras comunistas y totalitarias o de las tiranías charcuteras, con gobiernos que, por su tamaño, tenían que reunirse en asamblea.

¿Qué tienen que ver el buen gobierno con la
romería de vicerrectores al modo más rancio y anacrónico entre todos los modelos posibles?. Nada tiene que ver.

La Universidad es una institución sometida a procesos intensos, continuados en el tiempo, de investigación y desarrollo en todos los segmentos que requieren constancia y sostenibilidad. Lo que aconseja profesionalizar la gestión y estabilizar, dentro de lo posible, el gobierno de la institución en beneficio de la eficacia.

Nuestra candidatura es abiertamente partidaria de un equipo compacto y corto, consistente, bien integrado y profesionalizar al máximo la gestión de la universidad. Flaco favor hace a la ULE esa miriada de vicerrectores ociosos, deambulando por los pasillos del pabellón, robando competencias a los centros y a los departamentos para justificar su ociosidad e inyectando en el sistema perturbaciones y maquinaciones burocráticas muy contraproducentes.

Lo tenemos claro. Ha llegado el momento de luchar por la profesionalidad de la Gestión Ordinaria de la Universidad. Ha llegado el momento de acabar con la romería de vicerrectores. Ha llegado el momento de sustituir la compra de voto por el debate, los programas y las aportaciones intelectuales y ejecutivas. Es imperativo, necesitamos ese esfuerzo. Ha llegado el momento de la modernidad a la Universidad de León. Ha llegado el momento de extinguir el compadreo y optar por la profesionalización.

La Ley, de otro modo, es clara y taxativa, se elige al rector y el rector nombra a su equipo de gobierno.

La candidatura de Enrique López, ajustándose a su ideario parte con el siguiente organigrama:

Rector.
Vicerr. de Ord. Académica
Vicerr. de Investigación
Vicerr. de Alumnado
Vicerr. de Ext. Universitaria
Secretario
Gerente
Dtor. General Campus León
Dtor. General Campus Bierzo

El rector nombrará su delegado permanente en el Campus del Bierzo.
········

NOTA: La Coccinella septempunctata
(en León la llamamos sananica) es el acorazado de los coleópteros, terror de los pulgones, benefactora y amable.
ENRIQUE LÓPEZ • ELECCIONES RECTOR 2004 · tel 987 29 1742 · fax 987 29 1742
launiversidadnecesaria